Día Mundial del Suelo 2023

Académico explica la importancia del suelo y por qué no se puede edificar en cualquier parte

Día Mundial: Académico explica la importancia del suelo

“El suelo es un sistema poroso constituido por tres fases: sólidos, líquidos y gaseoso. Los sólidos son básicamente la fracción mineral y materia orgánica. Según la ciencia de edafología es todo aquel sustrato que permite el desarrollo de las plantas”, explica el profesor Eduardo Martínez, académico de la Facultad de Ciencias Forestales y de la Conservación de la Naturaleza de la U. de Chile, e investigador de Centro de Semillas y Árboles Forestales (CESAF).

El profesor Eduardo Martínez e investigador de CESAF.El profesor detalla que, además, constituye el hábitat de plantas, animales, hongos, bacterias, entre otros. “Por esta razón, es común escuchar que el suelo está vivo”, dice el experto. Sin embargo, debido a sus múltiples usos, detalla Martínez, se le ha asignado definiciones utilitarias como por ejemplo que es el soporte para la edificación de infraestructuras. También, el suelo es uno de los principales recursos en la producción de alimentos y debemos preservarlo para que mantenga sus funciones y no se degrade. 

No se puede edificar en cualquier parte

De acuerdo al académico lo que se considera apropiado o adecuado debe ser definido por los planes reguladores comunales. “Se sabe que muchos de estos planes están desactualizados o sencillamente no existen. Del punto de vista de la construcción, los suelos ofrecen distintas facilidades o limitaciones, siendo los suelos rocosos los más aptos por las mejores condiciones para edificar sobre ellos”, destaca el experto. 

Así, según Martínez, se podría considerar como un suelo no apto cuando la edificación genera efectos indeseables sobre un área de preservación ecológica adyacente, o bien cuando pese a las medidas constructivas el sistema se ve sobrepasado por condiciones climáticas no previstas en los cálculos de diseño. 

“Nuevamente, la edificación en sí misma no es el problema. El problema podría asociarse al efecto en las zonas circundantes a la edificación. Por ejemplo, la obra puede estar muy bien calculada y ejecutada, pero si no se resuelve la evacuación del agua en el entorno pueden acelerarse procesos erosivos de manera catastrófica. Lo anterior cobra relevancia, en situaciones de alta pendiente y suelo arenoso o poco coherente. Otros casos de suelos no aptos para edificar serían todos aquellos ubicados en zonas de alto riesgo de desastres naturales como crecidas de ríos, marejadas, zonas de inundación por tsunamis, zonas de riesgo volcánico y de remociones en masa, entre otros.”, destaca el investigador de CESAF.

El caso del edificio de Concón

“Chile está atravesando por un ciclo de mega sequía, eso nos hizo olvidar rápidamente que sucede cuando llueve “como antes”. Resulta que este 2023 y tal vez parte del 2024 estamos en un ciclo climático del Niño que en nuestro país se expresa con aumento de la cantidad e intensidad de las precipitaciones. Las pérdidas al patrimonio de las personas es un asunto sensible, pero ¿cómo cuantificamos el valor de las toneladas de suelo que fueron a parar al mar?”, reflexiona el académico Eduardo Martínez, sobre la situación del edificio Kandinsky, ubicado en Concón, región de Valparaíso, que en los últimos meses se ha visto envuelto en la polémica por su construcción cercano a una zona de dunas. Hoy, los socavones que rodean el edificio han hecho que su habitantes dejen sus departamentos ante el inminente peligro de derrumbe, luego de las precipitaciones del invierno y la primavera

“El socavón resultante pone en riesgo la estabilidad de las infraestructuras aledañas, especialmente aguas arriba. Esta clase de fenómenos son bien conocidas por los habitantes del secano interior de la Cordillera de la Costa y se denominan cárcavas o barrancos. Es cuestión de ponerse a mirar la fisionomía y comportamiento, en ambos casos las pérdidas económicas son catastróficas. Sin embargo, las pérdidas en los ambientes rurales muchas veces parecen ignorarse y las cárcavas suelen considerarse como parte del paisaje natural, ignorando que su existencia responde a prácticas de cultivo inapropiadas implementadas de forma extensiva a mediados del siglo XIX”, comenta el académico.

Así, el experto detalla que una lección es que dada la rapidez del fenómeno se deben implementar rápidas medidas de contención, se deben desviar las aguas de la cárcava hacia una zona segura como una quebrada natural. “En paralelo se deben estabilizar los taludes de hacia pendientes más suaves y ubicar barreras dentro que permitan por un lado evitar la profundización de la zanja y también retener los sedimentos que vienen aguas arriba. En un ambiente urbanizado debieran considerarse, además, otras medidas adicionales que eviten cualquier riesgo a las personas y su infraestructura. Lo importante es actuar rápido. ¿Se imaginan que pasaría si se produce otro frente de lluvias intensas?”, profundiza el académico.

“El suelo podríamos asimilarlo con la piel de un humano, así de relevante es para mantener nuestra propia existencia en el planeta Tierra”, destaca el profesor Eduardo Martínez. Y agrega que: “Evitar su degradación es un asunto de máxima prioridad. Hoy sufrimos las consecuencias del cambio climático e ignoramos la relevancia del suelo como un sumidero de carbono. El suelo, si es apropiadamente manejado puede actuar como reservorio de carbono. Así como las plantas asimilan el CO2 de la atmósfera mediante la fotosíntesis, el suelo acumula carbono mediante la transformación de la materia orgánica -restos vegetales y animales- en compuestos orgánicos estables”.

Últimas noticias

Entrevista a la Directora de Extensión de la FCFCN

Rosa Scherson: “Buscamos abrir la Facultad más allá de sus límites”

La académica reparte su tiempo entre las salas de clases y la investigación, además lidera el equipo de Extensión y Vinculación con el Medio de la Facultad de Ciencias Forestales y de la Conservación de la Naturaleza. En esta conversación repasa el trabajo que ha posicionado tanto en prensa como en redes sociales a la institución y destaca el reencontrarse con las y los ex estudiantes y armar una “red de egresados” como los grandes objetivos del 2024.

Proceso de Matrícula 2024

La FCFCN completó sus cupos en la Admisión 2024

Con un total de 97 nuevos y nuevas estudiantes la Facultad de Ciencias Forestales y de la Conservación de la Naturaleza de la Universidad de Chile (FCFCN) completó sus cupos para las carreras de Ingeniería Forestal e Ingeniería en Recursos Hídricos, consolidando su posición como un actor clave a nivel nacional en la formación de profesionales del sector.